Síguenos en X y obtén las actualizaciones al momento.

Seguir
América Latina

La red del grupo terrorista Hezbollah se expande a Brasil

La operación Trapiche, que el pasado noviembre destapó una red de brasileños reclutados por Hezbollah para perpetrar atentados contra objetivos israelíes, es sólo la punta del iceberg, ya que Brasil ha sido elegido por el grupo terrorista libanés como uno de los principales puntos donde expandir sus actividades. “La red de Hezbollah en Brasil sigue creciendo junto con la creciente importancia de Brasil como punto de tránsito para el tráfico ilícito mundial y la expansión de la economía ilícita”, explica a Infobae Emanuele Ottolenghi, Senior Fellow del think tank Foundation for Defense of Democracies, con sede en Washington. Es el propio Ottolenghi, en uno de sus minuciosos análisis sobre Hezbollah en América Latina, quien ha identificado la presencia en Brasil de dos hermanos de destacados exponentes del grupo terrorista. Se trata de Haj Wissam Rizk, propietario de una tienda de teléfonos móviles en San Pablo y hermano de Khalil Rizk, ex jefe del Departamento de Relaciones Exteriores (FRD) de Hezbollah. Este Departamento actúa como enlace entre Teherán y las comunidades chiíes del mundo. Una de las principales funciones del Departamento es ayudar a los operativos de Hezbollah que operan en el extranjero, incluidos los miembros de la Unidad 910. La Unidad 910, que opera bajo los auspicios del Consejo de la Yihad/Brigadas Izz al-Din al-Qassam, es la unidad responsable de las operaciones exteriores, que dirige los ataques terroristas en todo el mundo. La ayuda prestada por el FRD incluye el reclutamiento y la asistencia operativa, el apoyo logístico y la recaudación de fondos para Hezbollah y su traslado al Líbano. Esta transferencia se realiza mediante cheques a familiares, dinero en efectivo, cambistas y actividades de blanqueo de dinero, incluso a través de comercios.

“Mohamad Mansour, agente de Hezbollah detenido en Egipto hace más de una década, tiene también un hermano, Ziyad, que dirige un negocio en San Pablo, a sólo dos manzanas del hermano di Sheikh Khalil Rizk”, escribe Ottolenghi en la revista Tablet. Mohamed Mansour llegó a Egipto en 2005 con una identidad falsa como jefe del llamado “dossier Egipto” de Hezbollah, parte de un dossier más amplio que implicaba a los “países del anillo” que rodean a Israel, como Egipto, Jordania y Siria. Su célula preparaba una serie de atentados contra objetivos israelíes y egipcios y fue desmantelada en 2008. Según Ottolenghi, la presencia en Brasil de dos de estos destacados hermanos de Hezbollah forma parte de una precisa estrategia del grupo terrorista. “Estas redes casi siempre tienen un componente familiar, ya que los líderes de Hezbollah en la nomenclatura del partido se apoyan en parientes o les asignan tareas complejas de apoyo en el exterior”, explica Ottolenghi a Infobae. Y añade que “la familia y el lugar de origen suelen ser fuertes indicadores de cooperación y connivencia en estas redes, como en el caso de otras organizaciones criminales basadas en clanes, como la mafia italiana”.

Los dos cerebros de la Operación Trapiche también tienen una conexión familiar. El sirio nacionalizado brasileño Mohamad Khir Abdulmajid estaba emparentado por vía materna (su madre es libanesa) con Haissam Houssim Diab. Ambos están ahora buscados por la Interpol, que cree que han huido a Líbano. En estos días se abrió el primer juicio, en el que están acusados Abdulmajid y uno de los principales reclutas brasileños de la organización, Lucas Passos Lima. Infobae tuvo acceso a los documentos de la investigación de los que surgen nuevos e importantes detalles. En primer lugar, los viajes de ida y vuelta al Líbano de los seis reclutas brasileños comenzaron ya en diciembre de 2022. Esto demostraría la larga planificación de Hezbollah en la creación de la red criminal brasileña con la que llevar a cabo los atentados, que no habría sido posible sin una fuerte presencia del grupo terrorista en el gigante latinoamericano.

Otro aspecto interesante que se desprende de los documentos de la investigación es la miríada de agencias de viajes implicadas en la emisión de los billetes de avión utilizados por la red terrorista, algunos adquiridos en efectivo. El propio Abdulmajid había acudido personalmente a una de estas agencias en un centro comercial de Río de Janeiro con uno de los brasileños reclutados para comprar su billete de avión. Algunas de las agencias de viajes mencionadas en los documentos de la Policía Federal llamaron la atención de los investigadores porque, a pesar de tener nombres diferentes, detrás de ellas había las mismas personas. Una en concreto, que también funcionaba como casa de cambio, ya entró en el radar de las autoridades brasileñas en 2019 por estar implicada en la Operación Freeway en la que la Policía Federal destapó en Foz de Iguazú, en la Triple Frontera, una organización criminal transnacional especializada en blanqueo de capitales, evasión de divisas, gestión fraudulenta y contabilidad paralela. Las investigaciones demostraron que, entre 2011 y 2017, esta red cambió ilegalmente cientos de millones de dólares. Gran parte de esta suma fue evadida a Paraguay, principalmente a empresas de venta de productos electrónicos, mientras que otra parte sustancial fue enviada a agencias de viajes con sede en Foz do Iguaçu y controladas por la organización. La investigación también reveló que esta organización criminal operaba como una especie de “banco de compensación”, haciendo coincidir los intereses de contrabandistas brasileños interesados en enviar dinero a Paraguay con los intereses de personas en Paraguay interesadas en enviar dinero a Brasil, incluidos los operativos de Hezbollah que actúan en el lavado de dinero en la Triple Frontera.

Además, esta misma agencia de viajes que vendió algunos de los billetes de la red terrorista destapada por la Operación Trapiche y que estuvo implicada en la Operación Freeway también aparece en los papeles del juicio de 2015 de Lava Jato, la mayor operación anticorrupción de la historia del país. Fue una de las agencias de viajes utilizadas por el conocido doleiro Alberto Youssef y su mula, Rafael Angulo López, quien confesó a los jueces que entregaba sobornos incluso al ex presidente brasileño Fernando Collor.

EXX2ULOTF25RGTP42HKDI7XLMY

De la investigación de la Policía Federal también se desprenden otros detalles del perfil radical de Mohamad Khir Abdulmajid, también conocido como Habibi por los reclutas brasileños. En 2018, fue invitado a participar en la Cámara de Diputados en la celebración del Día Mundial de Al-Quds, establecido en agosto de 1979 por el ayatolá iraní Jomeini contra Israel y “el régimen sionista” y a favor de la causa palestina. En aquella ocasión, Abdulmajid llegó a gritar delante de todos y dentro de uno de los lugares simbólicos de las instituciones brasileñas como es la Cámara de Diputados que “Israel es un estado terrorista. El país más terrorista del mundo”. También en esa ocasión, se hizo una foto con Mohammed Sadeq Maadel, también conocido como Moaddel Ebrahimi. Ebrahimi, un jeque de origen iraquí afincado en la mezquita chií de Brás, en San Pablo, ha sido la mano derecha de Bilal Mohsen Wehbe en América Latina. Wehbe fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2010 por ser el principal representante de Hezbollah en Sudamérica. Según Ottolenghi es posible que el jeque Ebrahimi, que trabajó con Wehbe, forme parte de la nomenclatura clerical de Hezbollah y sea el nuevo jefe de su Departamento de Relaciones Exteriores (FRD) en Brasil.

En la investigación se menciona a varios interlocutores de Abdulmajid. Aunque muchos no están identificados, a la policía le llama la atención una frase. Uno de ellos responde al terrorista diciendo que “si es en el estado de Goiás, es fácil resolverlo, pero si (el líder) quiere implicarse en otro estado, hay que esperar la respuesta del consejo”. Según los investigadores, “la palabra ‘consejo’ se refiere al grupo que, dentro de las organizaciones criminales, toma las decisiones”. ¿Abdulmajid se había puesto tal vez en contacto con miembros del PCC o del Comando Vermelho, los principales grupos criminales del país? Según la policía federal, los brasileños estaban siendo reclutados para participar en un proyecto que implicaba “a personas con antecedentes penales y la práctica de acciones violentas”. Se trata de “personas con vidas locas”, que “tienen cuentas abiertas con la justicia” o que “ya han sido detenidas”, como el propio Abdulmajid había dicho que quería.

En cuanto al otro sospechoso, el brasileño Lucas Passos Lima, según la investigación había llegado a entrenarse para disparar en un club de tiro y había buscado dispositivos tecnológicos de espionaje y de telecomunicaciones imposibles de rastrear. En los meses previos a los atentados, afortunadamente fallidos, Passos Lima también estuvo ocupado buscando un curso intensivo de español de dos meses de duración. Quizá ya estaba planeando su huida a otro país latinoamericano. La hipótesis también estaría corroborada por una conversación que mantuvo con un piloto al que había pedido información sobre aviones y rutas para salir clandestinamente de Brasil sin ser interceptado. Colombia, Perú o Panamá, según las conversaciones, eran probablemente los países a los que Passos planeaba huir tras perpetrar los atentados. El encuentro con este piloto es uno de los puntos centrales de la investigación. Según el informe de la Policía Federal, fue Passos Lima quien se puso en contacto con él. Pero, ¿quién le había facilitado el contacto? Todavía faltan muchas piezas para llegar a la verdad, tanto que la propia justicia brasileña lo reconoce y pide que se continúe con la investigación. Uno de los puntos que aún permanecen en la sombra es el de los métodos de reclutamiento. De hecho, los brasileños implicados no se habían convertido al islam y no se conocían entre sí ni tenían relación previa ni con Abdulmajid ni con Haissam Houssim Diab. El propio Abdulmajid dice a uno de los reclutas que obtuvo su contacto de otra persona. Pero, ¿quién era esa persona? ¿Quién hizo de puente entre los dos terroristas y los reclutas brasileños? ¿Quizás brasileños convertidos al extremismo islámico?

El clima que vive el país es desgraciadamente fértil para este tipo de reclutamiento. El conflicto de Gaza se ha convertido no sólo en un vector de polarización, sino también en un pretexto ideológico para un antisemitismo y un radicalismo islámico sin precedentes en Brasil. La causa palestina también está canalizando las energías radicales de Irán, Hezbollah e incluso Isis, que globalmente ha amenazado con atentar durante el mes de Ramadán. El riesgo de atentados incluso en el gigante latinoamericano, como ha demostrado la Operación Trapiche, sigue siendo alto. Entre otras cosas porque la inseguridad jurídica de Brasil, que no clasifica a Hezbollah y Hamás como organizaciones terroristas, limita mucho la tarea de combatir sus redes.

“La lucha contra el antisemitismo requiere la participación de otras fuerzas, como la policía, las instituciones jurídicas y un marco legislativo que responda a nuestras necesidades”, explicó a Infobae Carlos Reiss, coordinador general del Museo del Holocausto de Curitiba. “Todas estas fuerzas deben trabajar juntas para garantizar la seguridad y la libertad de las comunidades judías. En el caso del Museo, nuestra esencia es educativa. Con responsabilidad social, es en el campo pedagógico donde trabajamos para utilizar la memoria del Holocausto y las lecciones aprendidas de él, como una poderosa herramienta educativa para transformar a las futuras generaciones”, dijo Reiss a Infobae.

4QWJJXVNCNEOPFBCGLACXNUT2Y

Las comunidades judías locales también siguen temiendo a los lobos solitarios. Desde el 7 de octubre, el antisemitismo en Brasil ha aumentado un 1.000%, según denuncia la Confederación Israelita de Brasil, un extremismo que puede encenderse en cualquier momento. Tienen miedo los alumnos, como el joven contra el que hace quince días, en uno de los colegios más prestigiosos de San Pablo, sus compañeros llenaron cuadernos con esvásticas y cánticos nazis. Están alarmadas también las comunidades sefardíes más alejadas, que viven en la Amazonia, amenazadas hasta allí como denunció el rabino Disraeli Zagury, de la sinagoga Beit Chabat de Belém. Por eso, el gobernador de San Pablo, Tarcísio de Freitas, del Partido Republicano, se adhirió a mediados de marzo a la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto. Se trata de una definición no jurídica, pero reconocida por 40 países de todo el mundo, que permite establecer criterios precisos para definir el tema.

“El antisemitismo no puede verse como algo totalmente ajeno a otras formas de racismo” dijo Reiss a Infobae. “Al igual que ocurre con el racismo, existe una gramática antisemita. Va más allá de lo que observamos en la superficie e incluye trampas que simulan un carácter falsamente defensivo. Y ésta es a menudo la intención del antisemita: defender algo que suponen moralmente correcto, para provocar esta confusión mental y escapar a la etiqueta de antisemita. Pero el antisemitismo no es una cuestión subjetiva. Y el crecimiento de este odio nos preocupa mucho” explicó Reiss a Infobae.En Brasil, además de San Pablo, hasta ahora sólo se han adherido a ella el estado de Goiás y la ciudad de Rio de Janeiro. También es una herramienta importante para la política. Como denuncian desde hace tiempo diversos centros de análisis del extremismo en el país, como Stop Hate Brazil, hasta ahora la política se ha montado en la polarización en lugar de amortiguarla. Y si el presidente Lula condenó por fin el antisemitismo y la islamofobia frente a Macron la semana pasada, sus anteriores declaraciones contra Israel han seguido desgraciadamente su curso. Según la Federación Israelita del Estado de San Pablo (Fisesp), las denuncias de antisemitismo han aumentado un 263% desde que el presidente brasileño comparó los ataques de Israel contra Hamás con la tragedia del Holocausto.


Entérate de las noticias más relevantes de Venezuela y el mundo. Únete a nuestros canales de WhatsApp, Telegram y TikTok. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, Instagram y X. ¡Porque Cada Noticia Cuenta!

Fuente
Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba