Síguenos en X y obtén las actualizaciones al momento.

Seguir
Actualidad

La gula: el placer que corrompe y conduce a otros pecados

La gula, presente en la lista de los 7 pecados capitales, no solo se refiere a comer y beber en exceso, sino que esconde un trasfondo más complejo. Este vicio, que nubla la razón y corrompe la voluntad, puede conducir a otros pecados más graves, afectando no solo la salud física, sino también la espiritual y las relaciones con los demás.

Santo Tomás de Aquino y la gula:

El Catecismo de la Iglesia Católica define la gula como un vicio contrario a la sobriedad. Santo Tomás de Aquino, en su obra “Suma Teológica”, profundiza en este tema, citando a San Gregorio: “Cuando manda la gula, los hombres se pierden en todo aquello en lo que se han comportado bien, y si no se domina el vientre, este mata todas las virtudes”.

Cinco tipos de gula:

Santo Tomás describe cinco formas en que se manifiesta este pecado:

  1. Comer fuera de hora sin necesidad.
  2. Comer con demasiado ardor.
  3. Exigir manjares exquisitos.
  4. Comer manjares preparados con excesivo refinamiento.
  5. Comer excesivamente.

Las “hijas” de la gula:

Este pecado capital, según San Gregorio Magno, tiene cinco “hijas”:

  1. Alegría boba: Torpeza o estupidez del entendimiento que adormece la razón.
  2. Bufonería: Desordenada alegría que ocasiona risa sin razón y pérdida del control.
  3. Locuacidad excesiva: Hablar inconveniencias sin control.
  4. Ceguera mental: Ordinariez en palabras y gestos, provocando peleas.
  5. Lujuria e inmundicia: Efecto más pernicioso, afecta el estómago y desata las pasiones.

Nefastas consecuencias:

La gula conduce a la pérdida del control de nuestros actos, nublando la capacidad de discernir entre el bien y el mal.

Ejemplos:

  • Embriaguez y actos imprudentes.
  • Pérdida de dinero del sustento familiar.
  • Endeudamiento para cubrir necesidades básicas.

La gula, más allá de un simple exceso de comida y bebida, es un vicio que corrompe el alma y la conduce a la perdición. Es fundamental cultivar la sobriedad y la templanza para evitar caer en este pecado y sus nefastas consecuencias.

Llamado a la acción:

  • Reflexiona sobre tu relación con la comida y la bebida.
  • Identifica si estás cayendo en alguno de los tipos de gula.
  • Cultiva la virtud de la sobriedad en tu vida.
  • Busca ayuda si te sientes dominado por este vicio.

Recuerda: La lucha contra la gula es un camino de transformación personal que te acerca a la verdadera libertad y al bienestar integral.


Entérate de las noticias más relevantes de Venezuela y el mundo. Únete a nuestros canales de WhatsApp, Telegram y TikTok. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, Instagram y X. ¡Porque Cada Noticia Cuenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba