Venezuela

66 años después: Reflexiones sobre el 23 de Enero de 1958 y la Realidad Actual en Venezuela

El 23 de enero de 1958 marcó un hito en la historia de Venezuela al derrocar la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. A 66 años de ese acontecimiento, los trabajadores venezolanos reflexionan sobre las similitudes y diferencias entre aquel momento y la realidad actual, destacando los desafíos que enfrentan en medio de la crisis política, económica y social.

Pedro García, presidente de la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados de la Región Capital, destaca las similitudes entre ambas épocas. Hace seis décadas, se derrocó una dictadura que perseguía a la disidencia, negaba los derechos de los trabajadores y limitaba las libertades públicas. En la actualidad, señala García, hay un destierro colectivo y masivo, con millones de venezolanos abandonando el país en busca de condiciones básicas como la alimentación, en un contexto que asemeja las características de una guerra no formal.

García subraya la persecución a disidentes en la actualidad, citando el reciente caso de Víctor Venegas, presidente de Fenatev-Barinas, encarcelado por expresar sus opiniones. En su análisis, destaca que la dictadura actual se presenta como cívico-militar, combinando un ejercicio autoritario del poder con un discurso que engaña al pueblo al autodenominarse de izquierda o comunista, mientras la práctica dista de los postulados teóricos del socialismo.

Carlos Timaure, dirigente de Vanguardia Popular, compara las condiciones de vida antes y ahora. Afirmó que, a pesar de la represión bajo Pérez Jiménez, las condiciones eran mejores en términos de empleo y calidad de vida. Actualmente, describe un escenario con el 90% de la población en pobreza, desempleo y precarización del trabajo, con políticas que afectan negativamente a la población.

Timaure enfatiza la necesidad de unificar a los trabajadores, llamando a los partidos políticos a dejar de lado el sectarismo y ponerse de acuerdo. Destaca la dispersión actual y la importancia de la organización para enfrentar los desafíos presentes.

En este contexto, la conmemoración del 23 de enero se convierte en un momento de reflexión crítica sobre el rumbo del país. Los trabajadores hacen un llamado a la unificación, la solidaridad y la búsqueda de soluciones concretas para superar la crisis que afecta a Venezuela en la actualidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba