VenezuelaActualidadAmérica Latina

Un avión de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) traslada a Caracas a 16 venezolanos expulsados por delitos en Chile

En un operativo sin precedentes, la Fuerza Aérea de Chile (Fach) ejecutó el primer vuelo chárter de deportados hacia Venezuela en la administración del presidente Gabriel Boric. Dieciséis venezolanos, señalados por el Servicio Nacional de Migraciones (Sermig) como responsables de diversos delitos, fueron expulsados de Chile en un esfuerzo conjunto entre las autoridades migratorias y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Expulsiones por delitos graves

Según el informe proporcionado por el Sermig, los deportados enfrentan acusaciones que abarcan desde robo con intimidación hasta ingreso por pasos no habilitados. Estos delitos, que incluyen robo con violencia, robo en lugar habitado y violaciones a la Ley 20 mil, llevaron a la toma de medidas drásticas por parte del gobierno chileno. Diez de los expulsados fueron sujetos a deportaciones administrativas, mientras que los seis restantes enfrentaron expulsiones judiciales.

La decisión de expulsar a estos individuos no solo busca la aplicación de la justicia sino también proteger la seguridad pública de la ciudadanía chilena. “Además de las expulsiones, el gobierno trabaja en implementar medidas preventivas para fortalecer la seguridad pública de la ciudadanía”, afirmó el Sermig, subrayando el compromiso del gobierno en salvaguardar la tranquilidad de la sociedad.

Operativo y detalles del vuelo

El proceso de deportación se llevó a cabo de manera eficiente y puntual. A las 7:00 de la mañana, el avión de la Fuerza Aérea de Chile despegó del Aeropuerto de Pudahuel, ubicado en la ciudad de Santiago, con destino a la capital venezolana, Caracas. Este vuelo chárter marca un hito en la relación entre ambos países y refleja el enfoque decidido del gobierno chileno en abordar los problemas de seguridad y justicia.

Cifras reveladoras

Las deportaciones de venezolanos desde Chile han sido una preocupación creciente, y las cifras proporcionadas por el Sermig arrojan luz sobre la magnitud del fenómeno. En lo que va del año, un total de 920 personas han sido deportadas en el país austral, divididas en 326 deportaciones administrativas y 594 judiciales. Este vuelo hacia Venezuela representa una acción concreta en la lucha contra la delincuencia y la aplicación de la ley por parte del gobierno de Chile.

Compromiso continuo

El Sermig dejó claro que estas expulsiones no son casos aislados y que continuarán materializándose en el futuro. Esto se debe a la estrecha colaboración entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y las gestiones realizadas con las autoridades venezolanas. La medida no solo busca castigar a quienes han cometido delitos en Chile, sino también enviar un mensaje claro sobre el compromiso del gobierno en mantener la seguridad y el orden en el país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba