EconomíaActualidad

Tasa de cambio de Venezuela: la inflación y la brecha entre las tasas oficial y paralela se disparan

El 23 de diciembre de 2022, la cotización no oficial de la divisa fue de 17,52 bolívares, y el sueldo mínimo solo cubría el 2% de la canasta básica alimentaria, calculada en 371 dólares para esa fecha.

Un año después, la situación no es más alentadora. El viernes 22 de diciembre la tasa paralela cerró en 38,14 bolívares, y se necesitan más de 150 salarios mínimos para costear la cesta de 60 productos establecida por el Centro de Documentación y Análisis Social de la federación Venezolana de Maestros (Cendas – FVM).

Con el incremento registrado desde el 23 de diciembre de 2022 hasta la misma fecha del 2023, la variación del tipo de cambio es de 115%, lo que impacta de manera considerable en la merma del poder adquisitivo de los venezolanos, reseñó El Carabobeño.

La tasa oficial

La cotización del Banco Central de Venezuela (BCV) también tuvo un aumento significativo. Hace un año era de 17,45 bolívares, y este viernes 22 se anunció que el promedio ponderado resultante de las operaciones diarias de las mesas de cambio activas de las instituciones bancarias participantes se ubicó en 35,8134, monto a ser aplicable desde el martes 26 de diciembre.

Esto significa un incremento de 105,21% durante el último año, con lo que el diferencial interanual entre las dos tasas es solo de 10 puntos porcentuales.

Todas estas cifras tienen incidencia directa en los bolsillos de todos los venezolanos, debido a que los precios de casi todos los bienes y servicios en Venezuela están calculados en dólares.

Impacto de la inflación

La inflación en Venezuela ha sido una de las más altas del mundo en los últimos años. En 2022, la inflación acumulada fue de 234,1 %, según el BCV.

Este aumento de los precios ha impactado de manera significativa en el poder adquisitivo de los venezolanos. El sueldo mínimo, que en diciembre de 2022 era de 130 bolívares, equivale a poco más de 3 dólares al cambio oficial.

Esto significa que una familia venezolana necesitaría más de 43 salarios mínimos para cubrir la canasta básica alimentaria, lo que es prácticamente imposible.

Brecha entre las tasas oficial y paralela

La brecha entre las tasas oficial y paralela de la divisa también ha tenido un impacto negativo en la economía venezolana.

La brecha, que se calcula como la diferencia entre las dos tasas, se ha reducido en los últimos meses. Sin embargo, aún es considerable, lo que genera distorsiones en el mercado.

Esta brecha hace que los precios de los bienes y servicios sean más altos en Venezuela que en otros países de la región.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba